Facebook, Instagram y WhatsApp dejarán de instalarse en teléfonos de Huawei

Las malas noticias para los dueños de teléfonos Huawei no terminan.

Este viernes Facebook anunció que no permitirá que sus aplicaciones -entre las que se encuentran Instagram y Whatsapp- sean preinstaladas en los smartphones de la compañía china.

La decisión de Facebook se debe al veto impuesto por varios países, liderados por Estados Unidos, a Huawei, alegando que supone un riesgo para la seguridad nacional.

Pero no entres en pánico, aún podrás revisar tu cuenta de Facebook y actualizar la aplicación. Te explicamos cómo afectará la nueva medida a los usuarios.

¿Qué aplicaciones incluye?

Facebook, Instagram y WhatsApp son las tres aplicaciones que Huawei ya no podrá preinstalar en sus teléfonos inteligentes. Anteriormente todos los dispositivos salían de fábrica con estas aplicaciones descargadas en el dispositivo.

¿A quiénes afecta?

Todos los dispositivos Huawei vendidos aún podrán seguir usando y actualizando la aplicación.

La prohibición de Facebook aplica a todos los teléfonos que aún no hayan salido de la fábrica, de acuerdo con información que dio a Reuters una persona involucrada en la decisión.

¿Se podrá descargar después?

Sí, las personas que compren un nuevo teléfono Huawei podrán descargar por su cuenta la aplicación en Google Playstore.

Peeeero… en el futuro los teléfonos de Huawei no tendrán acceso a Google Playstore y sus aplicaciones a menos que el gobierno de los Estados Unidos levante el veto a la tecnológica China.

Google anunció en mayo que ya no proporciona software de Android para teléfonos Huawei después de que finalice una moratoria de 90 días otorgada por el gobierno de los Estados Unidos que expira en agosto.

Por lo que los smartphones que se construyan o se vendan después de esa fecha ya no podrán descargas aplicaciones del Playstore de Google.

¿Cuándo entrará en vigor?

Facebook no indicó a partir de qué día aplicará la nueva medida.

Estados Unidos alega que Huawei está demasiado cerca del gobierno chino y que a través de su equipo de red de telecomunicaciones y otros productos podrían operar una red de espionaje.

La empresa China ha negado las acusaciones.

Huawei, firma un acuerdo para desarrollar la tecnología 5G en Rusia

Huawei, el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones, firmó este miércoles un acuerdo con la firma rusa de telecomunicaciones MTS para desarrollar la tecnología 5G en Rusia. Ambas compañías desarrollarán redes 5G de próxima generación en ese país durante el próximo año.

El acuerdo se alcanzó coincidiendo con la visita de tres días que el presidente de China, Xi Jinping, está llevando a cabo estos días en Rusia.

Esta alianza contrasta con el veto impuesto por varios países, liderados por Estados Unidos, a Huawei, alegando que supone un riesgo para la seguridad nacional y con la orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que restringe la capacidad de la empresa china de comerciar con empresas del país norteamericano.

De hecho, la decisión de EE.UU. ya está repercutiendo en el sector tecnológico. Google, Qualcom, Broadcom, Intel y Panasonic son algunas de las compañías que le han dado la espalda a Huawei ante el temor de sanciones por parte de Estados Unidos.

El acuerdo supondrá “el desarrollo de tecnologías 5G y el lanzamiento piloto de redes de quinta generación en 2019 y 2020”, dijo la operadora MTS en un comunicado recogido por AFP. El comercio entre China y Rusia alcanzó un record el año pasado al superar los US$100.000 millones.

Es probable que el acuerdo brinde cierto alivio al gigante tecnológico chino, que ha estado bajo un intenso escrutinio internacional en los últimos meses.

¿Por qué esa controversia con Huawei?

Huawei se ha convertido en una parte central de una disputa entre Estados Unidos y China que comenzó en el terreno comercial y se ha pasado ahora al sector de la tecnología.

EE.UU. ha alentado a sus aliados a bloquear a Huawei en los planes de desarrollo de las redes 5G, diciendo que el gobierno chino podría usarlas para espiar. Huawei rechaza estas afirmaciones y sostiene que es una empresa independiente.

Sin embargo, algunos países, incluidos Australia y Nueva Zelanda, han impedido al gigante chino suministrar equipos para redes móviles 5G.

Los esfuerzos de Washington para bloquear a Huawei se intensificaron el mes pasado cuando la administración de Trump añadió a Huawei a una lista de empresas con las cuales las compañías estadounidenses no pueden comerciar a menos de que tengan una licencia.

La decisión estadounidense de colocar en la lista negra de Huawei podría tener consecuencias de gran alcance. “La medida de EE.UU. contra Huawei marca un momento decisivo y una muy significativa escalada en las tensiones” bilaterales, señaló Michael Hirson, director de Asia del Eurasia Group.

Para empezar perjudicará a Huawei, que también es el segundo fabricante de teléfonos inteligentes más grande del mundo, ya que la mitad de los chips que usa provienen de fabricantes estadounidenses.

Además, las compañías estadounidenses podrían perder un cliente clave y el desarrollo de 5G podría retrasarse dado que Huawei es un importante actor para su desarrollo, dicen los analistas. Los movimientos de Washington contra Huawei son vistos por algunos como parte de una estrategia más amplia para frenar la creciente importancia de China en el mundo.

China y Estados Unidos también han estado librando una guerra comercial desde el año pasado, imponiendo aranceles por valor de miles de millones de dólares a las importaciones del otro en una escalada que no ha dejado de intensificarse.

Huawei confirma que se despide de Android, tiene ya su propio sistema operativo

Golpe de efecto por parte deHuawei. La firma tecnológica china ha confirmado lo que lleva días rumoreándose. Sí, tiene «plan B»: se llama HongMeng OS y es su nuevo sistema operativo, que, según los primeros detalles que han trascendido, estaría basado en Android, puede contar con su propia tienda de aplicaciones (AppGallery es el nombre que está en las quinielas) y sería compatible con aplicaciones de Android.

El nombre que más fuerza cobra en los mentideros de internet, ArkOS. Lo que suena en las quinielas es que la próxima plataforma será un «fork» -cuando los desarrolladores crean un sistema operativo alternativo a Android pero que en esencia lleva el «Android Kernel»- que se extraerá a través de Android Open Source Project (AOSP), la plataforma de desarrollo del sistema operativo de código abierto.

Hace tiempo ya que la compañía era muy consciente de que entre los planes de EE.UU. estaba cortar relaciones con ellos. La administración de Donald Trump hizo realidad el pasado 15 de mayo los peores presagios de la firma que fundó Ren Zhengfei en 1987. Huawei pasó a formar parte de la « lista negra» del presidente Trump, prohibiendo así cualquier tipo de negocio con empresas que suponen un riesgo para la seguridad nacional. Era el paso definitivo tras varios meses de enfrentamiento.

La Casa Blanca siempre ha defendido que Huawei está alservicio del régimen de Pekín. Y aunque las acusaciones de espionaje siguen sin demostrarse, la sombra sobre una verdadera guerra comercial se alarga cada vez más. EE.UU., aún así, no ha dudado en tomar medidas o presionar a sus países aliados para que cesen también sus relaciones con la firma china.

Ante este panorama, Google anunció el 26 de mayo que suspendía los negocios con Huawei. El pánico se apoderó de los usuarios, quienes no sabían qué iba a pasar con sus móviles Huawei., entre los que figura también Honor, su segunda marca. Pero una inesperada tregua por parte de EE.UU. ha calmado las aguas durante 90 días. Huawei seguirá con Google y operando con toda normalidad con Android hasta el 19 de agosto. Después, las actualizaciones de Android en los teléfonos de Huawei llegarán a su fin.Será entonces cuando Huawei escriba un nuevo capítulo en su historia: el nacimiento de su propio sistema operativo.

Tal y como ha confirmado la propia compañía a «TechRadar», sí tienen su propio software. Su nombre clave es HongMeng y será el que reemplace a Android. Aunque en un principio se había rumoreado que sería lanzado en junio, la realidad es que su puesta en marcha se retrasará algo más: en China se lanzará a finales de 2019 e internacionalmente en 2020.

Android deja paso a ARK OS

«El sistema operativo propio de Huawei, cuyo nombre en clave es HongMeng, está programado para reemplazar a Android una vez que la prohibición de Google entre en vigencia», subraya Alaa Elshimy, director y vicepresidente de Negocios Empresariales de Huawei en Medio Este a «TechRadar». «Huawei -continua- sabía que esto se avecinaba y ha estado preparándose. El sistema operativo estaba listo en enero de 2018. Era nuestro ‘plan B’. Pero no queríamos llevarlo al mercado porque teníamos una relación sólida con Google y no queríamos arruinarla».

El sistema operativo se Huawei podría llamarse Ark OS y se espera que sea compatible con «smartphones», ordenadores, tabletas, televisores… Es decir, daría soporte al »Internet de las Cosas» (Iot), el todo conectado del futuro. «Se espera que todas las aplicaciones que funcionan con Android funcionen con este nuevo software sin necesidad de personalización adicional», asegura Elshimy. Además, los usuarios podrán descargarse las aplicaciones desde Huawei AppGallery, una tienda que, como es de esperar, no saldrá al mercado con la oferta que en la actualidad tienen Google Play o App Store. En este sentido, el reto de la compañías es atraer a los usuarios.

“Somos Autosuficientes”

«Las sanciones de EE.UU. no afectarán al sistema operativo de la compañía ni a los conjuntos de chips, ya que somos autosuficientes en muchos aspectos», recuerda el responsable. «Tenemos todos los conjuntos de chips -añade Elshimy-, excepto los de Intel para PC y servidores. Todos en el mercado están usando el chip de Qualcomm y somos los únicos que usamos nuestro propio chip. Es por eso que podemos ir a la velocidad que queremos».

Además, el directivo ha añadido que tienen su propio procesador basado en ARM para reemplazar los chips de Intel y que lanzará su propia base de datos, similar a Oracle, pronto. Con respecto al problema de cómo los teléfonos de Huawei van a resolver los problemas de conectividad del WiFi y Bluetooth, Elshimy ha recordado que la alianza WiFi es un estándar internacional en la que Huawei «es uno de los principales contribuyentes», pero no es obligatoria.

«Desde mi punto de vista, el mayor perdedor será la alianza si nos mantienen fuera de la misma», apunta Elshimy a «TechRadar». «Desde el punto de vista de la industria, es un estándar y es bueno si cumples con él, pero no necesitas ser parte de la alianza. La misma respuesta se aplica a los casos de Bluetooth y SD».

La apuesta de Huawei es, sin duda, arriesgada. Pero no tiene otro camino y la compañía no está dispuesta a darse por vencida. En este sentido, cabe recordar que, Ren Zhengfei, que está compareciendo en los medios de comunicación a raíz de la crisis, ha asegurado que Trump «subestima la fuerza» del gigante de las telecomunicaciones.