Huawei, firma un acuerdo para desarrollar la tecnología 5G en Rusia

Huawei, el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones, firmó este miércoles un acuerdo con la firma rusa de telecomunicaciones MTS para desarrollar la tecnología 5G en Rusia. Ambas compañías desarrollarán redes 5G de próxima generación en ese país durante el próximo año.

El acuerdo se alcanzó coincidiendo con la visita de tres días que el presidente de China, Xi Jinping, está llevando a cabo estos días en Rusia.

Esta alianza contrasta con el veto impuesto por varios países, liderados por Estados Unidos, a Huawei, alegando que supone un riesgo para la seguridad nacional y con la orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que restringe la capacidad de la empresa china de comerciar con empresas del país norteamericano.

De hecho, la decisión de EE.UU. ya está repercutiendo en el sector tecnológico. Google, Qualcom, Broadcom, Intel y Panasonic son algunas de las compañías que le han dado la espalda a Huawei ante el temor de sanciones por parte de Estados Unidos.

El acuerdo supondrá “el desarrollo de tecnologías 5G y el lanzamiento piloto de redes de quinta generación en 2019 y 2020”, dijo la operadora MTS en un comunicado recogido por AFP. El comercio entre China y Rusia alcanzó un record el año pasado al superar los US$100.000 millones.

Es probable que el acuerdo brinde cierto alivio al gigante tecnológico chino, que ha estado bajo un intenso escrutinio internacional en los últimos meses.

¿Por qué esa controversia con Huawei?

Huawei se ha convertido en una parte central de una disputa entre Estados Unidos y China que comenzó en el terreno comercial y se ha pasado ahora al sector de la tecnología.

EE.UU. ha alentado a sus aliados a bloquear a Huawei en los planes de desarrollo de las redes 5G, diciendo que el gobierno chino podría usarlas para espiar. Huawei rechaza estas afirmaciones y sostiene que es una empresa independiente.

Sin embargo, algunos países, incluidos Australia y Nueva Zelanda, han impedido al gigante chino suministrar equipos para redes móviles 5G.

Los esfuerzos de Washington para bloquear a Huawei se intensificaron el mes pasado cuando la administración de Trump añadió a Huawei a una lista de empresas con las cuales las compañías estadounidenses no pueden comerciar a menos de que tengan una licencia.

La decisión estadounidense de colocar en la lista negra de Huawei podría tener consecuencias de gran alcance. “La medida de EE.UU. contra Huawei marca un momento decisivo y una muy significativa escalada en las tensiones” bilaterales, señaló Michael Hirson, director de Asia del Eurasia Group.

Para empezar perjudicará a Huawei, que también es el segundo fabricante de teléfonos inteligentes más grande del mundo, ya que la mitad de los chips que usa provienen de fabricantes estadounidenses.

Además, las compañías estadounidenses podrían perder un cliente clave y el desarrollo de 5G podría retrasarse dado que Huawei es un importante actor para su desarrollo, dicen los analistas. Los movimientos de Washington contra Huawei son vistos por algunos como parte de una estrategia más amplia para frenar la creciente importancia de China en el mundo.

China y Estados Unidos también han estado librando una guerra comercial desde el año pasado, imponiendo aranceles por valor de miles de millones de dólares a las importaciones del otro en una escalada que no ha dejado de intensificarse.

La crisis del “smartphone” es peor de lo que parecía

Las ventas de «smartphones» a nivel mundial descenderán previsiblemente un 1,9% en 2019 en comparación con el año anterior, lo que supone su tercer año consecutivo a la baja, según las últimas previsiones de la consultora tecnológica IDC, que añade que los móviles 5G representarán el 0,5% de los dispositivos vendidos este año, pero alcanzaran el 26,3% del total en 2023.

La firma achaca este nuevo descenso a unos mercados «altamente saturados» en los países desarrollados y a una rotación más lenta de dispositivos en algunas economías en desarrollo, aunque añade que el factor más significativo y que mas incertidumbre aporta actualmente es cómo se desarrollará la disputa comercial entre Estados Unidos y China a lo largo del año.

«Incluso sin las crecientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, el mercado de los smartphones tiene algunos retos importantes que resolver antes de volver a crecer de nuevo», incide el vicepresidente del programa «IDC’s Worldwide Quarterly Mobile Phone Tracker», Ryan Reith, quien, sin embargo, afirma que «la luz al final del túnel está cerca» y el crecimiento está de nuevo al alcance.

Repunte en India

Las previsiones de IDC anticipan que las ventas de smartphone descenderán un 5,5% en la primera mitad de 2019 en comparación con los seis primeros meses de 2019, pero en la segunda mitad del año crecerán un 1,4% impulsados por la aceleración del 5G, una mayor oferta de dispositivos «premium» a menor precios y un repunte de mercados como India.

De esta manera, IDC prevé que los envíos de smartphones caigan en el conjunto del año hasta los 1.375,5 millones de unidades, un 1,9% menos que en 2018, mientras que para 2023 esperan que alcancen los 1.520 millones de dispositivos, con una tasa media de crecimiento anual del 1,6% en el periodo 2018-2023.

Por sistema operativo, espera que este año se vendan 1.191,9 millones de dispositivos con Android, un 0,1% menos que en 2018, lo que otorga a Google una cuota de mercado del 86,7%. Por su parte, iOS, el sistema de Apple, se quedará con una cuota de mercado del 13,3% al estar presente en 183,5 millones de dispositivos, un 12,1% menos.

En este contexto, añade que las ventas de smartphones compatibles con la nueva tecnología móvil 5G comiencen en 2019, cuando lograrán capturar el 0,5% de los dispositivos vendidos. Sin embargo, en años posteriores su comercialización empezará a despuntar en todos los mercados hasta suponer en 2023 el 26,3% del total de ventas.